Miniaturas 117

Para el hombre amargado todo es malo,
todo es falso, dañino, insoportable.
Nunca está satisfecho; le molesta
у le irrita cualquier contrariedad.
Vive así sin aliento ni alegría,
en constante tortura y pesadumbre.

Si es verdad que hay tristezas en la vida,
mitiguemos su efecto con serena paciencia.

En el rostro, siempre un gesto propicio.
En el hablar, la palabra amansada.
Y en la muerte, el pensamiento recto.

 class=