Miniaturas 195

Hay que recuperar las buenas formas,
los modales correctos,
la palabra educada,
la expresión respetuosa.

Aunque cunda en la vida cotidiana
el lenguaje ordinario,
no deja de ser un signo de incultura
y pobreza verbal.
Si cuidamos la higiene de la boca,
no menos necesario
es el aliento limpio del bien hablar.

A veces
se confunde la hombría,
con la tosquedad de la conversación.

 class=