¿Sabías que sus padres eran pobres, honrados y buenos cristianos?

El Padre Gago era hijo de Ángel Gago Montoya y Eugenia de Val Arreal. Eran pobres, honrados y buenos cristianos. Su padre se casó con el traje prestado de uno de sus cuñados. Siendo adolescente trabajó de albañil y después de casado fue ordenanza en el Ayuntamiento de Palencia. Aprendió música y tocaba en la Banda Municipal de Palencia y en la Orquesta de Valladolid. Con el trabajo en el Ayuntamiento y la música sacó adelante a su familia. El Padre Gago escribió: “Mi padre fue un trabajador incansable, no pisó un bar en toda su vida; su tiempo era para el trabajo y la familia: mujer y cuatro hijos. Mi madre fue una mujer sencilla, humilde, inteligente, discreta, fuerte y piadosa. La abuela Nicanora y el tío Emeterio convivieron con nosotros, hasta el fin de sus días” (“Gracias, la última palabra”).