Miniaturas 036

Un hecho, un suceso, cualquier cosa,
una contrariedad, un imprevisto
rompen frecuentemente
la calma y el sosiego del convivir humano.

No es lo que sucede,
por más determinante que parezca,
lo que quiebra la paz en el trato diario:
es esa violencia reprimida, es la agresividad,
la intemperancia, la irritabilidad
las que se amparan en cualquier pretexto
para enturbiar el limpio riachuelo
de la conversación, del gesto respetuoso.

No pierdas el compás por cualquier
contratiempo.

 class=