Miniaturas 095

Los niños y los pájaros son el mejor ejemplo
de cómo hay que vivir en alegría.
No hay en ellos envidia ni ambición.
Confían, son sencillos y libres de ataduras.
Les brinca el corazón bajo las alas
y les gusta jugar en las alturas
sin posarse en el barro o en los cepos.
Aman a quien los ama. Les gusta hacer amigos
y perdonan las trampas en el juego.

Si no os hacéis como niños
no entraréis en el reino de los cielos.

 class=