Miniaturas 193

Asómate al balcón del ancho mundo,
observa, sin ir más lejos,
las cercanías de tu casa
y verás cuánto dolor, pobreza у soledad
cercan la vida de gentes próximas a ti.
Si te comparas con ellos
verás que eres privilegiado.

Ni tú ni yo tenemos argumentos
para quejarnos о maldecir la suerte
que nos ha tocado en esta rueda
de fortuna que es la existencia humana.

Bendice a Dios
por lo que, sin valorarlo, tienes
y acude a mitigar
las carencias ajenas
en lo que esté en tu mano.

 class=