¿Sabías que antes que “voz” era “luz”?

El Padre Gago era un buen comunicador, amante de la palabra justa y eficaz, hablada y escrita. Más que brillar como estrella mediática lo que pretendía era iluminar predicando la Buena Noticia del Evangelio. “Antes que “voz” era “luz” y como todas las personas que son luz, sabía que la Luz no le pertenece, sino que uno debe tratar, sencillamente, de transparentarla y ofrecérsela limpia a Dios y a los demás. Como hombre de luz nos ha dejado, como legado, la única herencia verdadera que nos dejan las personas luminosas: la fe y la alegría. Gracias a Dios por tu voz clara de predicador y, sobre todo, por la “luz” de Dios que nos has regalado” (Homilía de Fr. Javier Carballo, en el funeral el Padre Gago, el 22 de diciembre de 2012).