¿Sabías que el P. Gago daba gracias a Dios por el cáncer que padecía?

“Aún me cuesta, Señor, darte gracias por la enfermedad. Sin embargo, tras años de vivirla como otra naturaleza añadida y nueva, incomprensible y fecunda, siento una fuerza interior que sí que impulsa a darte gracias. Era preciso aprender a vivir el dolor, la soledad, la incapacidad para entender que hacia donde hay que mirar es hacia Ti y en quien hay que pensar es Ti”. (“Gracias, la última palabra”)