Miniaturas 020

Nunca es más grande el hombre
que cuando ante Dios se postra.
Entonces se nos muestra la
dimensión real:
a infinita distancia y, sin embargo,
estrechamente unidos у entrañados
en el amor inefable pero cierto.

Por su amoroso pensamiento
nacimos y existimos.
«Valéis vosotros más que un pajarillo
o que el lirio del campo…»
Y Dios los alimenta у los adorna.
¡Hombres de poca fe… Más a vosotros!

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es infinita y cercana su ternura.

 class=