Miniaturas 113

Si vives para ti y en ti encerrado
sentirás que se te pudre en las venas
la sangre у el sentido de vivir.
Serás como una zarza у una espina
a quien nadie se acerca, donde nadie se sienta.

Nos hizo Dios amables у risueños,
capaces del perdón y la ternura,
como un remanso grato у sombreado,
como una fuente fresca у transparente
donde quien quiera puede refrescar.

Sólo el hombre puede llenar de paz у de sosiego
al que, cansado, se sienta junto a él.

 class=