Nuevas Miniaturas 192

Por brutales que sean
las irracionales acciones de los asesinos,
no te dejes dominar
por impulsos de venganza,
por el odio o por la represalia.
Atrás quedó, superada y sin sentido,
la ley del talión.
Otra ley rige ahora:
la del amor, el perdón y la misericordia.

Vence al mal con el bien,
ama a tus enemigos,
perdona a quien ofende,
En esto radica la perfección cristiana.

 class=